Macareing

Ask me anything   En el campo
en la ciudad
invierno
verano
tejer
bordar
dormir
comer
caminar
leer
bailar
amor
amor

Me sobran los motivos para sonreir ...

Belleza y felicidad

Siempre supe que era rara. 

Fui a un colegio donde todas las nenas eran iguales y cuando ellas soñaban con los Backstreet Boys o Gustavo Bermudez, yo quieria tener amigos que escuchen Fun People o vayan a recitales del Otro Yo. Una realidad abismal para mis trece años de capital federal. 

Recuerdo que mi colegio estaba a la vuelta del IUNA y todos los días me tildaba mirando a los alumnos y suspiraba de solo pensar tener amigos que se vistan y hablen como ellos.

Con una compinche de un taller de teatro a los quince años nos íbamos a caminar por la Av. Corrientes los sábados a la noche, tomábamos un chocolate con churros en la Giralda y éramos felices mezclando con ese mundo de librerías, bohemia y luces.

Una vez terminado el colegio de monjas, me anote en cuanto taller artístico encontré. Seleccione los que más me interesaban de los pagos, e intente hacer todos los que los gratuitos que pude.

Mi búsqueda seguía siendo la misma y con el tiempo me di cuenta que estaba buscando a mis pares, como un  animal que busca en una selva a un ejemplar de su especie, así me sentía.

 Me volví extremista y selectiva con mis relaciones : conocía gente muy interesante, pero por tener una imagen similar a mis compañeras escolares o por ser demasiado común  los rechazaba . Yo buscaba  algo  realmente diferente,

Internet me dio mucha información y me llevo a caminar por Almagro, el barrio donde nací y crecí  y que desde que me había vuelto una chica de Palermo había negado.

Una tarde, caminando por donde había cursado mi jardín de infantes, vi un Cartel que titilaba : BELLEZA Y FELICIDAD. Me quede embobada, el colectivo paso mil veces por esa esquina, pero tuve que caminarla para darme cuenta de la magia. Era como si fuese la primera vez que estaba ahí, como si ese espacio estuviese mitad en la tierra y mitad en otra dimensión y yo ahora estaba en esa dimensión.

Nunca supe porque me latió tan fuerte  corazón al conocer Belleza y Felicidad, solo recuerdo que la primera vez que entre sentí que era el lugar a donde siempre había querido llegar. Me quede más tranquila, supe de inmediato que no estaba sola  y que éramos varios que nos sentíamos raros, bellos y felices.

 

 image

— 2 days ago