Macareing

Ask me anything   Lo importante no importa

Cien años

El Futuro, Julio Cortázar

Y sé muy bien que no estarás.
No estarás en la calle,
en el murmullo que brota de noche
de los postes de alumbrado,
ni en el gesto de elegir el menú,
ni en la sonrisa que alivia
los completos de los subtes,
ni en los libros prestados

ni en el hasta mañana.
No estarás en mis sueños,
en el destino original
de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás
o en el color de un par de guantes
o una blusa.
Me enojaré amor mío,
sin que sea por ti,
y compraré bombones
pero no para ti,
me pararé en la esquina
a la que no vendrás,
y diré las palabras que se dicen
y comeré las cosas que se comen
y soñaré las cosas que se sueñan
y sé muy bien que no estarás,
ni aquí adentro, la cárcel
donde aún te retengo,
ni allí fuera, este río de calles
y de puentes.
No estarás para nada,
no serás ni recuerdo,
y cuando piense en ti
pensaré un pensamiento
que oscuramente
trata de acordarse de ti.

 

— 6 days ago
Claro que si

Claro que si

— 1 week ago
Hoy me acorde

Quien me enseño a escribir en verso

Romance del país que no conocí de Elsa Bornemann

No conocí el paisito

De donde tú llegabas:
Lo busqué en cada mapa
Pero no figuraba.
Por eso, al ver tus ojos
Yo me lo imaginaba
Con un río celeste
Oleando en sus mañanas.
(¿Fue el río el que te puso
de agua la mirada
y esa manera dulce
de apoyarla en la nada?)
No conocí el paisito
De donde tú llegabas:
Por eso,
al oír tu risa
Yo me lo dibujaba
Con una torre alta,
Henchida de campanas.
(¿Fue allí donde aprendiste
a alzar la carcajada
y ese modo de darla
sonora, larga, clara?)
No conocí el paisito
de donde tú llegabas.
Toqué tu piel y dije:
-Viene de donde se ama.
Por eso fui tu amiga:
De puro equivocada,
Que hoy sé que no habría río,
ni torre ni campanas…
Fuiste un sueño apenitas
Y era yo quien soñaba.
Tan sólo había tu pecho
Con la puerta cerrada,
Sin rincón de caricias,
Sin paloma anidada,
Sin lugar para un beso,
Sin luces ni guitarras.
Por eso no podías
Sentir que me hacías falta
Ni beber de a poquito
El color de mi lágrima.
Por eso no podías
Atarte a mis palabras,
La mitad,
entre risas
Y la otra lloradas.
En vano tantos versos
De siesta amanzanada.
En vano tantos versos:
Mi silencio extrañabas.
Por eso ni siquiera
Decirme qué pasaba
En un día cualquiera
Me dejaste olvidada.

Qué triste es despedirte,
Pasajero de mi alma…
Tu recuerdo me sigue
Como un pájaro en llamas.
No podías quererme.
Hoy lo entiendo y me daña
Pero sé que es la vida
La que anuda o separa.
No conocí el paisito
Del que te despegabas
Ni tampoco tú el mío,
Coloreado de infancia.
¿A quién culpar entonces
de estas cosas que pasan?
Me llevo mi solcito:
Le sobra a esta nevada.
Mi última muñeca
Mira y no entiende nada.
Mi última inocencia
Es lágrima en la almohada.
Ya apago los reproches,
Como apago mi lámpara
Mientras una certeza
Se enciende en madrugada:
No pudiste quererme.
Eso es todo.
Qué lástima.
Ahora sí:
Chau, Mariano.
— 1 week ago with 1 note

Me encantaría recibir una carta

Llena de nuevas noticias

Con novedades

Y muchas palabras que me hagan ver las cosas de otra forma

— 2 weeks ago
Y si el universo era más grande de lo que yo pensaba?

Y si el universo era más grande de lo que yo pensaba?

— 3 weeks ago
Hasta otro momento de lucidez y combustión espontanea

Hasta otro momento de lucidez y combustión espontanea

— 1 month ago
Quiero escribir un cuento que sea de verdad y nadie se de cuenta.
Un cuento lleno de estrellas 

Quiero escribir un cuento que sea de verdad y nadie se de cuenta.

Un cuento lleno de estrellas 

— 1 month ago
Cuando me acuerdo de ese día me dan ganas de ir corriendo al pozo verde y quedarme dormida en la casa abandonada.

Cuando me acuerdo de ese día me dan ganas de ir corriendo al pozo verde y quedarme dormida en la casa abandonada.

— 1 month ago